Cajas Registradoras

El propietario de un negocio no debe prescindir de un buen sistema de administración del dinero que le pagan sus clientes. Ya sea mediante una caja registradora o un Terminal Punto de Venta (TPV), siempre será necesario una de estas máquinas para procesar las ventas.

Cuando un negocio abre sus puertas, la caja registradora deja de ser un simple accesorio seguro donde almacenar el dinero de los clientes para pasar a ser algo totalmente imprescindible. Nos hará ahorrar dinero, gestionar las transacciones de manera ágil y registrar todo con gran precisión.

Las registradoras funcionan bien para las empresas que necesitan una máquina simple para contar las ventas, completar los pagos de los clientes, imprimir recibos y almacenar efectivo.

Una buena razón, como propietario de un negocio, para comprar una desde el principio de la actividad, es que puedes esperar obtener muchos años de servicio desde la primera máquina que compras. La esperanza de vida de una caja registradora es de entre 10 y 15 años, con actualizaciones de entre 5 y 7 años.

Comparación entre cajas registradoras y un terminal TPV

Para una empresa nueva, elegir una caja registradora o un terminal TPV puede depender solo del presupuesto que se tiene, pero te recomendamos que no te bases es ese único aspecto. Antes de decidirte, comprende las necesidades de tu negocio, las opciones que tienes para administrar el dinero en efectivo y los otros accesorios TPV que dispones.

Beneficios de las cajas registradoras

  • Bajo coste para empresas nuevas.
  • La mayoría de los modelos son muy fáciles de usar.
  • Menos componentes.
  • Funciones básicas de informes.
  • Mayor vida útil ya que no necesita actualizarse constantemente como un TPV.

Beneficios de los sistemas TPV

  • Informes más detallados
  • Gestión y control de inventario.
  • Gestión de las relaciones con los clientes (CRM).
  • Herramientas de marketing.
  • Gestión de las relaciones omnicanal con los clientes.
  • Mejorar la precisión.
  • Programas de fidelización.
  • Tarjetas regalo.
  • Crece fácilmente con el negocio.

Antes de comprar una caja registradora o un TPV, conoce qué tipo de garantía o soporte viene con la máquina. Planifica si tú o tu personal seréis capaces de usar el equipo. Y una vez que realices la compra, puedes adquirir los complementos necesarios, como un lector de código de barras o papel térmico para la impresora de tickets.

¿Qué caja registradora comprar?

Antes de compra una máquina registradora para tu empresa, primero considera el tamaño de tu negocio. Una máquina de menos de 160€ te servirá para un número de ventas muy pequeño. Debes plantearte que por un poco más de dinero tendrás un equipo que podrás utilizar en un futuro cuando tu negocio crezca y así no tendrás que comprar 2 veces.

Para tiendas con muchos clientes (o si prevés que los vas a tener) te recomendamos nuestro TPV completo por 229€ y añadir incluso un lector de códigos de barras o ampliar la pantalla a un monitor táctil. Esta caja registradora TPV también puede ayudarte a realizar un seguimiento del inventario y gestionar los impuestos sobre las ventas que realices.

Cuánto dinero cuesta comprar una caja registradora, precio medio.

Hay una gran oferta de máquinas registradoras en las muchas marcas que los comercializan. Sus precios oscilan en función de la calidad y prestaciones que ofrecen. Te mostramos las diferencias por calidad precio.

Registradoras más económicas (precio inferior a 200€): estas son perfectas para realizar pocas operaciones diarias ya que son cajas de gama baja utilizadas en pequeños negocios, usándolas de esta manera se alarga su vida y se obtiene el mayor rendimiento posible.

Registradoras de mayor calidad (precio superior a 200€): pertenecen a la gama alta y ofrecen un mayor número de características, ideales para negocios que vayan a tener varias ventas diarias y utilizarlas de manera habitual.

¿Comprar cajas registradoras baratas es una buena opción?

Si estás mirando las diversas opciones que tienes y no te decides por ninguna, tal vez estés pensando en basar tu compra en el precio y como es habitual, en la caja registradora más barata. En este caso te diré que estás de suerte porque por poco más de lo que cuesta la de menor precio, tienes la opción de adquirir un TPV por solo 239€ con el que podrás realizar todas las funciones que puedes hacer con las registradoras más caras y encima muchas más, ya que incorpora un sistema operativo Windows 10 con el que llevar un inventario, realizar pedidos al proveedor o incluso, llevar un registro de tus clientes.<(p>

Caja registradora táctil como alternativa a los TPV

Hoy en día hay varios tipos de máquinas y de diversos precios. Encontrarás que las cajas registradoras táctiles son las más potentes y también las más caras, rondando los 600€ de media.

Si has estado mirando un poco los diferentes equipos que tenemos a la venta, verás que no tenemos ninguno de estos modelos táctiles y te preguntarás el porqué. La respuesta es muy sencilla, porque es más barato y mejor comprar un TPV completo como el que tenemos por 229€ y ampliarle la pantalla a una táctil por solo 139€ más, es decir, tendrás lo mismo que una registradora táctil por 368€.

¿Una caja registradora de segunda mano es una buena compra?

Por supuesto que sí. Adquirir un producto de segunda mano no es sinónimo de mala calidad o de que vayas a tener problemas. Muchos de nosotros adquirimos producto de segunda mano habitualmente, como coches, casas o aparatos de electrónica, ¿por qué no iba a ser buena idea comprar registradoras de segunda mano?

Aunque hay que tener algunas consideraciones a la hora de adquirir ciertos productos en las plataformas habituales ya que, si lo haces, no obtendrás soporte técnico ni garantía.

Nosotros mismos, vendemos máquinas de segunda mano, concretamente reacondicionadas, es decir, son productos que han sido usados pero que el fabricante o vendedor los hemos inspeccionado para asegurarnos que funciona como uno nuevo, por eso podemos ofrecerte garantía de 1 año, incluso, si lo deseas, hasta 3 años. Mira nuestro TPV de 229€ y verás que es un producto reacondicionado. Tenemos clientes que nos lo han comprado y llevan usándolo desde hace varios años y nunca han tenido problemas.

Preguntas frecuentes de nuestros clientes sobre cajas registradoras

¿Qué es una caja registradora?

Es una máquina usada por todo tipo de negocios para calcular y almacenar el importe de las transacciones y ventas efectuadas a los clientes. Incorpora un cajón para almacenar monedas y billetes y permite imprimir tickets con el importe de la compra, así como los impuestos correspondientes.

¿Cómo se usan las cajas registradoras?

Primero hay que programarlas para introducir en memoria los productos que venderemos y sus precios. Luego, tan solo hay que ir pulsando las teclas que corresponden a los productos comprados por el cliente. La registradora sumará el total de importe y sacará un ticket con el total.

¿Cómo funciona una caja registradora?

Tan solo hay que ir pulsando las teclas de los productos que el cliente quiere comprar para que la caja vaya sumando los precios. Cuando hayamos terminado, se imprimirá un ticket en papel con el total de productos comprados y su importe. Esto quedará almacenado en memoria para llevar una contabilidad.

¿Cómo funcionan las cajas registradoras táctiles?

De una manera muy similar a las no táctiles con la única diferencia de que, en vez de pulsar teclas, se pulsan iconos en una pantalla táctil. El resto de procesos son los mismos.