TPV Virtual · ¿Qué es y para qué sirve?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una de los puntos más importantes cuando hablamos de comercio electrónico es ofrecer la mayor cantidad de métodos de pagos posibles para que los clientes puedan realizar sus pedidos. Existen diferentes opciones como, por ejemplo, la transferencia bancaria, el pago contra reembolso o incluso el moderno pago con PayPal. Pero hoy vamos a centrarnos en uno de los métodos más utilizados y que toda tienda online debería ofrecer, el pago mediante TPV Virtual.

¿Qué es un TPV Virtual?

El TPV Virtual es la versión digital del clásico datáfono (Terminal Punto de Venta) que se suele usar en las empresas tradicionales, pero que en este caso se usa en las tiendas online para procesar el pago virtual con tarjeta de crédito o tarjeta de débito de los clientes. Es una parte muy importante del comercio electrónico. Con él, los clientes pueden introducir los datos de sus tarjetas y, de manera inmediata, pagar sus compras por Internet.

Habitualmente, con un TPV Virtual los usuarios pueden utilizar cualquier tarjeta de crédito o tarjetas de débito como, por ejemplo, VISA, MasterCard o American Express.

Al igual que sucede cuando una tienda física quiere contratar un TPV, para poder utilizar un TPV Virtual es obligatorio contratarlo a un banco, ya que debe ir asociado a una cuenta de dicha entidad de pago.

¿Cómo obtener un TPV Virtual?

Para solicitar este servicio, se debe acudir a un banco puesto que para implementarlo es necesario disponer de una cuenta bancaria en dicha entidad de pago, ya que las cantidades cobradas serán abonadas en dicha cuenta. No hay que olvidar que por cada operación que un cliente realice se pagará una comisión al banco, así como los costes de mantenimiento mensual e incluso una tasa de alta del servicio.

¿Cómo configurar un TPV virtual?

La configuración es la única parte del proceso que puede tener alguna dificultad. Después de llegar a un acuerdo con el banco para que nos active el TPV Virtual, así como haber negociado los costes asociados, hay que introducir algunos datos en el terminal virtual, lo que se puede hacer desde el panel de control habilitado por el banco para ello. Esto se suele hacer a través de Internet.

Además, hay que seleccionar los métodos de pago y tarjetas de crédito o tarjetas de débito aceptadas por la pasarela de pago ya que, además, se pueden activar otros métodos como Bizum que veremos más adelante, así como otras plataformas de pago.

Una vez que esté todo configurado, es necesario realizar una prueba de todo el proceso de cobro para ver si funciona correctamente. Esto se puede hacer utilizando los datos de una tarjeta ficticia que suele facilitar el banco y así realizaremos nuestra primera compra.

¿Cómo funciona un TPV virtual?

En primer lugar, durante lo que se conoce como checkout, la tienda virtual se comunica con el TPV Virtual ofreciéndole los datos de operación, como el importe y la divisa o tipo de moneda utilizada.

Luego, el terminal virtual pide al cliente, mediante un formulario, el número de tarjeta, la fecha de caducidad y el código de seguridad de 3 cifras (CVV) que se puede encontrar en la parte trasera de la tarjeta. 

El TPV digital conecta con el banco al que está vinculado la tarjeta y, en ese momento, le solicitará al cliente autorización para efectuar el cargo mediante un código de seguridad u otro método de autentificación. 

¿Qué necesito para tener un TPV Virtual?

Lo único que necesitas es una tienda online y una cuenta en un banco para recibir el pago de la venta online. Si no tienes una cuenta bancaria, tendrás que hablar con un banco para abrir una.

Deberás negociar el coste del servicio puesto que no es gratuito. La tarifa varía de una entidad bancaria a otra, por lo que te recomendamos que preguntes en varias para comparar precios.

Por lo general, los costes son: importe de apertura, coste de mantenimiento mensual y las comisiones por operación que se realice en tu tienda online. En algunas entidades bancarias ofrecen tarifa plana.

Un TPV virtual ofrece pagos online seguros

Los pagos con este sistema online son los más seguros que hay para las compras por Internet:

  • Doble verificación: Para evitar algún tipo de fraude, se utilizan formas de asegurar que el comprador es el auténtico propietario de la tarjeta, por ejemplo, enviando un SMS a su móvil.
  • Adaptados a la normativa PCI DSS (Payment Card Industry Data Security Standard): con la que se asegura cumplir unos estándares mínimos de seguridad para proteger los datos de las tarjetas y cuentas de los clientes.
  • Utilizan Machine Learning (aprendizaje automático): Algunos datos de las compras se almacenan para ser analizados mediante inteligencia artificial de manera que detectan patrones que pueden indicar que la compra es fraudulenta. Por ejemplo, si la IP desde la que se conecta el comprador está en una lista negra o es diferente del país habitual. 

Ventajas de tener un TPV Virtual

El TPV Virtual ofrece a los clientes multitud de ventajas para que puedan realizar sus compras de manera segura y rápida, siendo por ello el método de pago con tarjetas de crédito más valorado por los propietarios de una tienda online.

Entre las ventajas de contar en tu tienda online con un TPV Virtual podemos encontrar:

  • Comodidad: los datos de las tarjetas de los clientes se quedan guardados para que no tengan que volver a introducirlos en futuras compras.
  • Pagos recurrentes: se pueden realizar compras de manera periódica para que los clientes adquieran un producto o servicio de manera recurrente, por ejemplo, el pago de suscripciones a un servicio todos los meses.
  • Pagar en otras monedas (DCC): Los TPV virtuales posibilitan que los clientes puedan comprar en su moneda y ver el cambio al momento. Tú recibirás el dinero en euros.
  • Pago en divisas: puedes recibir el pago en divisas de todos los países y te ahorrarás la posible pérdida de dinero al realizarse el cambio a la tuya. De esta forma podrás aceptar tarjetas internacionales y tarjetas europeas.
  • Bizum: la mayoría de bancos ofrece la opción de pagar a través de esta plataforma de pago. Es un método de pago popular y rápido, puesto que se realiza con solo introducir un número de teléfono. No hay que meter los datos de una tarjeta.
  • Forma de pago segura: Los TPV virtuales son uno de los métodos de pago que más confianza ofrece a los compradores porque les da la seguridad de realizar transacciones con tarjeta de crédito en un entorno seguro, donde la información está encriptada con certificados de seguridad SSL. Además, se proporcionan sistemas de autenticación para validar las tarjetas de los clientes mediante el envío de un SMS al móvil o por tarjetas de coordenadas. Todo esto lo hace uno de los sistemas más seguros frente a los medios tradicionales. No hay que olvidar que los datos, como el número de tarjeta, la fecha de caducidad o el PIN nunca serán vistos por el propietario de la tienda online, solo el banco realiza su gestión y siempre viajan encriptados.
  • Cobros seguros: Los cobros son protegidos por un sistema de autentificación antes de validarlos, además, se ofrece la posibilidad al dueño de la empresa o negocio digital de retener una cantidad al cliente hasta que se autentifique la compra.
  • La forma de pago más utilizada: La mayoría de los clientes disponen de tarjeta y suelen usarla como la principal forma de pago de sus compras. Esto, sumado a que se permite usar cualquier tarjeta, como Visa, MasterCard o American Express, hace que sea el método de pago más utilizado en una tienda online.
  • Idiomas: Todo el proceso para realizar la transacción se adapta al idioma del cliente. Identificando el usado por el navegador, los textos y formularios se muestran traducidos. 
  • Morosidad casi nula: El dinero de la compra se carga en la tarjeta del cliente inmediatamente, lo que reduce la morosidad a niveles mínimos.
  • Proceso online: La pasarela de pago es online y todo el proceso se realiza por Internet, por lo que los usuarios no necesitan instalar nada para efectuar sus compras.
  • Panel de administración por Internet: El TPV Virtual ofrece un módulo de administración que posibilita al propietario de una tienda online el acceso a un módulo de administración digital donde puede realizar varias tareas como, por ejemplo, ver los pagos recibidos, gestionar devoluciones, ver los códigos de cancelación de las compras que no se han podido gestionar, etc. Esta herramienta de pago es muy útil en la gestión diaria.
  • Soporte técnico 24/365: Un TPV Virtual ofrece ayuda y soporte las 24 horas de los 365 días del año mediante su departamento de atención al cliente, para que sus clientes puedan resolver sus dudas y problemas con las transacciones. Además, te ayudan a implementar y cumplir con el estándar de seguridad PCI-DSS en tu comercio electrónico.
  • Diseño responsive: La pasarela de pago en la que se realizan las transacciones se ha diseñado para ser visualizada en todo tipo de pantallas, tanto en ordenadores como en móviles o tablets.
  • Acepta todas las tarjetas: Los TPV Virtuales admiten la gran mayoría de tarjetas del mercado, por lo que esto incrementa las posibilidades de generar ventas y elimina cualquier fricción en el proceso de pago.
  • Operaciones inmediatas: Las transacciones procesan el pago de manera inmediata, sin esperas de ningún tipo, lo que mejora el proceso de cobro y de facturación. En el mismo instante que el cliente realiza el pedido, el dinero es ingresado en la cuenta bancaria asociada. Esto impide totalmente que haya impagos. 
  • Comisiones muy bajas: Como ya hemos comentado, cada banco cobra unas comisiones diferentes por cada transacción realizada, pero normalmente estas no llegan al 1% del total de la compra, que son bajas comisiones en comparación con la facturación que se puede llegar a realizar mediante estos sistemas de pago online.