Datáfono – ¿Qué es y cuáles son los mejores?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si vas a montar un negocio, o ya lo tienes, es muy probable que tu banco ya te haya ofrecido un datáfono o TPV (Terminal Punto de Venta), ¿pero lo necesitas? y lo más importante: ¿Cuál es el mejor?

Hay bastantes cuestiones a tener en cuenta antes de obtener una respuesta.

Como bien sabes, cada negocio tiene necesidades diferentes, por lo que depende de ellas para que tomes la decisión.

En este post te vamos a explicar todo lo necesario para que puedas decidir si lo necesitas; qué es un datáfono; cuáles son los tipos de dispositivos que puedes comprar y el precio.

¿Qué es un datáfono y cómo funciona?

Un datáfono, también conocido como TPV, es un dispositivo que se instala en los negocios y que permite cobrar mediante tarjeta de crédito o débito las compras a los clientes. El dinero cobrado pasará a una cuenta bancaria que el negocio haya configurado previamente, y es ahí donde podrá disponer del dinero.

Normalmente son facilitados por el banco con el que se trabaja.

Cuentan con un pequeño teclado, una impresora de tickets, un lector de bandas magnéticas, un chip y un software de gestión que procesa la venta. El protocolo de comunicaciones normalmente utiliza el servicio de transmisión de datos por línea telefónica, GPRS, GSM o WiFi.

Existen varios terminales diferentes, cada uno con sus ventajas y desventajas, y en este artículo vamos a analizar cuál es el mejor datáfono del 2021.

Ventajas de usar un datáfono

La ventaja más destacada de un datáfono es lo cómodo que resulta pagar mediante un sistema en el que el banco abona directamente al negocio los pagos que realizan con tarjeta los clientes.

Otra ventaja importante es la seguridad que aporta, puesto que se reduce la cantidad de dinero efectivo almacenado en el negocio, evitando robos.

Y por último, pero no menos importante, mejora el servicio que se ofrece a los clientes con tarjetas, pues pueden aprovechar las ventajas que ofrece este método de pago: evita la necesidad de llevar dinero en efectivo, se pueden realizar compras con pago aplazado o a crédito, etc.

Un dato interesante, y que aporta una gran ventaja a los comercios o pequeñas empresas, es que, en España, el número de tarjetas de crédito o débito que hay en circulación está en el orden de los 75 millones y se realizan más de 2.000 millones de transacciones mediante este sistema de pago.

Tipos de Datáfonos

Existen varios tipos de terminales. Su principal diferencia está en que dispongan de tecnología móvil o no, lo que les permitirá ser usados en un sitio fijo o en movimiento:

  • TPV fijo – Están conectados mediante cable a una red local.
  • TPV inalámbrico – Sin cables, permite moverlo por todo el negocio.
  • TPV portátil – incluye una tarjeta SIM, como la de los móviles, para poder cobrar en cualquier sitio.
  • TPV móvil – se asocian a un teléfono móvil y pueden usarse en cualquier parte.

Por otro lado, hoy todos los Terminales Punto de Venta están equipados con tecnología contactless (sin contacto) para gestionar pagos con tarjeta sin contacto con el terminal.

El TPV Fijo es el más habitual y se suele colocar junto a la caja, ya que necesita conectarse a un enchufe de la red eléctrica. Se puede conectar a Internet mediante cable de red o bien por Wi-Fi. Se recomienda su uso en negocios que no necesitan de movilidad para gestionar los pagos, por ejemplo, en tiendas de alimentación o supermercados.

El TPV Inalámbrico se puede asemejar a un teléfono convencional inalámbricos que hay en las casas. Por un lado, disponen de una base fija que se conecta a la red eléctrica y a Internet, y por otro de un terminal móvil que se mueve por el establecimiento comercial pero solo a unos pocos metros de la base. Es usado en negocios de hostelería como restaurantes ya que ofrece la posibilidad de pagar desde las mesas.

El TPV Portátil incorpora una batería y tarjeta SIM lo que le hace totalmente autónomo para procesar pagos desde cualquier sitio. Es perfecto para quien ejerce su actividad fuera del negocio, como servicios de reparación o entregas a domicilio, aunque también es muy útil en el propio establecimiento.

El TPV Móvil es una especie de lector de tarjetas que se conecta mediante Bluetooth a un smartphone y que usa su conexión de datos para procesar las transacciones. Al igual que el portátil se puede usar en cualquier lugar, tanto en el interior del negocio como en el exterior. Y lo mejor es que se puede comprar a un precio muy asequible.

¿Dónde se puede adquirir un datáfono?

Hay varias opciones para conseguir uno de estos terminales y empezar a recibir pagos con tarjeta:

  • Entidades bancarias (alquilado)
  • Empresas que ofrecen servicios de pagos (alquilado o comprado)
  • Empresas independientes (comprado)

Y las diferencias son:

Alquilar el TPV a un banco

Principalmente, los propietarios de negocios acuden a su banco para que les aconseje sobre cómo cobrar a los personas que quieren pagar con tarjeta. Pero no suele ser la mejor opción, sobre todo para Pymes (pequeñas y medianas empresas) o autónomos, aunque sea la solución «más fácil». Esto sucede porque no saben que hay mejores alternativas en el mercado.

Para que un banco nos facilite un terminal, será necesario que seamos clientes y dispongamos de una cuenta profesional o de negocios con ellos. Si no es así, tendremos que abrir una cuenta nueva.

Los bancos ofrecen terminales fijos que solo pueden utilizarse en el negocio.

Los costes de dicho terminal son 3:

  1. Costes fijos (cuota mensual)
  2. Costes variables (comisión por cada operación)
  3. Costes únicos (instalación y puesta a punto del TPV)

Como ves, deberás abonar una cuota mensual y, además, comisiones por cada operación que realices en función del volumen de facturación mensual resultante de los pagos recibidos.

Y a todo esto, hay que sumar un pago único por los gastos iniciales de instalación y puesta en marcha en el negocio.

No hay que olvidar también, posibles gastos por reembolsos de clientes que solicitan devolución del dinero, así como reparaciones del terminal, etc.

Dependiendo de la entidad bancaria, el equipo alquilado y los servicios contratados, los costes fijos de tarifa mensual será distinta, pero oscila entre los 20 y los 70 euros.

Respecto a las comisiones por operación, varían entre un 0,5% para tarjetas nacionales y europeas y hasta un 4% para las tarjetas extranjeras. Incluso, habitualmente se suelen imponer tarifas fijas por cada transacción si no se alcanzan unos volúmenes fijos de facturación mensual.

Otro punto importante es la imposibilidad de rescindir el contrato antes del plazo establecido. En negocios nuevos o muy pequeños no es recomendable firmar este tipo de obligaciones.

¿Por qué alquilar el datáfono a un banco?

Alquilar un TPV a un banco es una buena opción cuando se tiene una alta facturación mensual mediante tarjeta, puesto que, en este caso, las comisiones que nos cobren serán muy bajas y los costes fijos no importarán tanto.

El banco nos puede ofrecer cualquiera de los 4 tipos de terminales existentes: portátiles, móviles, inalámbricos o fijos.

¿Qué datáfonos se pueden alquilar a un banco?

Os vamos a mostrar los principales bancos que ofrecen un TPV en modalidad de alquiler. Es importante que sepas que, para poder usar sus TPV, deberás tener previamente una cuenta bancaria con ellos.

  • TPV BBVA: Tiene una comisión por activación de servicio de 300€. A esto hay que sumar 20€ mensuales de mantenimiento. Los planes del BBVA van en función de la facturación: Si es menor de 20.000€ cobran 20€ y si es superior cobran una comisión de 1,1% por cada transacción. Es recomendable si tienes una facturación anual superior a 100.000€. Disponen de multitud de tarjetas aceptadas.
  • TPV Bankia: Cobran una comisión de 197€ anuales por mantenimiento de cuenta y las comisiones van en función de la facturación mensual: si es menor de 1.500€ serán 20€, de 1.500 a 3.500€ son 30€ llegando hasta 100€ mensuales para facturaciones de entre 15.000€ y 20.000€. Una de las pegas es que no tienen tantas tarjetas aceptadas como BBVA.
  • TPV ING: Lamentablemente, ING ha dejado de ofrecer el alquiler de TPV en 2021 y es una pena porque era el que menos comisiones cobraba de todas las opciones disponibles.
  • TPV Banco Sabadell: Cobran un coste fijo por transacción de 0,8€ sin tomar en cuenta el precio de la misma. Por lo que puede ser una opción muy interesante si en tu negocio vendes productos con precios elevados, por ejemplo, si realizas una venta por importe de 1.000€ te están cobrando una comisión del 0,08%. Si vendes algo por valor de 54€ el 0,8€ de comisión corresponderá a un 1,5%. Como ves, si vendes productos con un precio bajo, no es la mejor opción, pero si la mayoría de tus ventas superan los 100€ no lo dudes y el TPV del Sabadell es la mejor elección.
  • TPV Santander: Hace tiempo, ofrecían las mejores tarifas planas para sus comisiones con la cuenta 1, 2, 3 del Santander, pero parece que han dejado de hacerlo. ¡Una lástima! Hacerte cliente de este banco cuesta al año en comisiones 144€ y cobran una cuota de mantenimiento fija de 29€ mensuales. Los tramos de comisiones por transacción son negociables en función de la vinculación con ellos y de la facturación. Os recomendamos consultar más detalles.

Importante: consulta con cada entidad bancaria en el momento de leer este artículo puesto que pueden haber cambiado las condiciones desde que lo hemos escrito. Procuramos mantener los datos actualizados, pero no siempre es posible.

Proveedores de Servicios de Pago (PSP) de los bancos

Los datáfonos funcionan a través de los llamados PSP (Proveedores de Servicios de Pago). Cualquier TPV que contrates irá gestionado por una de las siguientes redes de pago con tarjeta:

  • Redsys: es el más veterano y utilizado por la mayoría de entidades financieras.
  • Pasat 4B: el segundo más utilizado.
  • CECA: es un servicio que se usaba mucho por las cajas de ahorro locales. Es el menos usado.

Y basándose en estos PSP, algunas entidades bancarias han creado los suyos propios:

  • BBVA Milenium: El BBVA ha usado y mejorado Redsys para crear su propio servicio de pagos con tarjeta.
  • Banesto: Similar al del BBVA, pero utilizando la red Pasat 4B
  • Unicaja: Utilizan una capa propia sobre CECA

Alquilar a una empresa que procesa pagos con tarjeta

Existen empresas que procesan pagos con tarjeta a las que podemos recurrir si no queremos hacerlo a nuestra entidad financiera. Estas empresas utilizan los bancos para procesar las transacciones, pero evitaremos la intermediación con el banco y por tanto costes adicionales como comisiones, etc.

Disponen de una gama muy amplia de terminales para alquilar e incluso, en algunas ocasiones, también para comprar.

Una cualidad de estas empresas es que tienes la posibilidad de recibir el dinero de las transacciones directamente en la cuenta de tu elección, es decir, no te verás obligado a usar una cuenta de un banco en concreto.

Los costes económicos son similares, puesto que siguen teniendo una cuota mensual, unos gastos por operación y, en ocasiones, unos gastos únicos.

Si ya dispones de un equipo, lo puedes conectar al sistema de pagos de la empresa de servicios, pero te seguirán cobrando la conexión a su sistema de cobros.

El procesador de pagos por excelencia para España se llama Redsys, aunque hay otros como Pasat 4B y CECA.

¿Por qué optar por el alquiler del TPV en una empresa de servicios de pagos?

El principal beneficio de optar por una de estas empresas de servicios de pagos directamente, y no a través del banco, es que, si tu negocio gestiona muchas operaciones con tarjeta al mes, podrás negociar las comisiones y así reducirlas mucho los gastos. Otros beneficios son que podrás elegir el datáfono que más te interese y que los ingresos del dinero cobrado con tarjeta irá a la cuenta bancaria que tu desees y no a la que te impongan.

Comprar un datáfono portátil

En muchas ocasiones es mejor comprar el terminal que alquilarlo porque se ahorra mucho dinero a la larga. Existen empresas que lo venden y solo cobran una tarifa de tránsito, es decir, por la conexión con sus sistema. Por ejemplo, tenemos empresas como SumUp y myPOS.

Eso sí, hay que optar por el tipo de servicio que ofrecen con cuidado y por eso te vamos a dar algunos datos de estas empresas que los venden

MyPos te ofrece una amplia gama de dispositivos donde elegir: el más económico suele costar unos 29€ (myPOS Go), y los terminales más avanzados suelen costar entre 300€ y 400€. Además, dispone de conectividad total: Bluetooth, NFC, Apple Pay y Google Pay

Por otro lado, SumUp vende su terminal 3G por 99€, y después de comprarlo, solo se paga una comisión por operación de un 1,5% del importe que se cobre con la tarjeta bancaria. Hay otras opciones en esta empresa, pero esta es la más popular.

Lo mejor de SumUp es que su plan de comisiones es muy claro y simple, sin letra pequeña. Su sistema sin restricción de tiempo ni acceso la hace perfecta para PYMEs (pequeñas empresas) y profesionales que están empezando o tiene poco volumen mensual de pagos, puesto que cuando menos se use, menos se paga.

Es perfecta para establecimientos comerciales en los que principal fuente de ingresos es el dinero en metálico y no realizan muchas ventas con tarjetas de crédito.

Otra empresa que ofrece estos terminales es por ejemplo Zettle.

¿Por qué comprar un TPV portátil?

Las principales ventajas de comprar un TPV portátil en vez de alquilarlo, son que te ahorrarás mucho dinero a la larga en costes fijos.

Como te hemos comentando anteriormente, existen empresas como SumUp y myPOS que no obligan a sus clientes a firmar contratos vinculantes de por vida como hacen los bancos.

El tiempo desde que se realiza el cobro al cliente hasta que el dinero está en nuestra cuenta bancaria es muy corto y, además, puedes elegir la cuenta sin que te impongan una.

Comprar datáfono móvil para smartphones

Los Datáfonos Móviles son simples lectores de tarjetas que se conectan con un smartphone mediante una conexión bluetooth. El lector procesa el pago leyendo la banda magnética de la tarjeta y envía los datos al teléfono móvil para que los gestione como si fuera un dispositivo tradicional (terminal fijo, por ejemplo). Esto los hace muy baratos.

Estos terminales también los ofrecen los bancos en alquiler, pero no merece la pena pagar mensualmente una cuota porque a la larga, los costes del alquiler harán que pagues varios terminales nuevos ya que se pueden comprar por unas pocas decenas de euros.

Por ejemplo, el SumUp Air se conecta con bluetooth al móvil y se gestiona mediante una APP (aplicación para smartphones).

Su precio de compra son 29€ y, después, solo tendrás que pagar un 1,5% de comisión por transacción.

La APP ofrece varias funciones muy útiles para gestionar servicios en venta, además de recibir pagos a distancia de manera virtual.

¿Por qué deberías comprar un TPV móvil?

La principal ventaja es que el precio es muy bajo, se pueden vincular con cualquier cuenta corriente y es perfecto para negocios que no realizan muchas operaciones con tarjeta o que su método de pago principal es el dinero en metálico, por ejemplo.

Preguntas y respuestas frecuentes sobre datáfonos (FAQ)

¿Cuánto cuesta un datáfono para cobrar con tarjeta?

El precio depende de tu banco, así como de la facturación mensual que realices. Los costes de tener un datáfono para cobrar con tarjeta oscilan entre los 20€ para 1.500€ hasta los 100€ mensuales para facturaciones de 20.000€. También hay tarifas planas de 0,8€ por transacción sin límite de facturación.

¿Cómo puedo cobrar con tarjeta sin tener TPV?

Se puede cobrar con tarjeta sin tener un TPV físico mediante un TPV móvil, que es una APP que ofrece la posibilidad de aceptar pagos con tarjeta desde un smartphone o tablet. Entre sus varias ventajas, destaca la opción de enviar los tickets de compra al cliente por correo electrónico o SMS.

¿Qué se necesita para recibir pagos con tarjeta de crédito?

Para recibir pagos con tarjeta de crédito de los clientes de tu negocio, necesitarás una cuenta bancaria y un datáfono o terminal TPV vinculado a dicha cuenta. Con él podrás recibir pagos de tarjetas como Visa o Mastercard y otras tarjetas aceptadas.

¿Cuánto cobra el banco por pagar con tarjeta?

Tu banco no te cobra por pagar con tarjeta, es decir, es gratis para ti, pero el banco sí que cobrará una comisión al comercio o tienda donde se procesa el pago.