TPV móvil – Convierte tu smartphone en un datáfono

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Te estás preguntando si es posible cobrar con tarjeta sin tener un TPV y, además, hacerlo desde cualquier lugar, ya que necesitas moverte fuera de tu negocio.

No busques más porque la solución es muy sencilla. Puedes convertir tu móvil en un TPV con tan sólo conectar un lector de tarjetas de crédito y descargar una APP para que se comuniquen.

Es así de sencillo. Cualquier negocio o autónomo puede tener un TPV móvil con el que cobrar con tarjeta productos o servicio al instante, dentro y fuera del local, y todo desde un teléfono móvil.

Sin embargo, hay muchos tipos de TPV móvil, con tarifas y condiciones distintas, por lo que puede resultar complejo saber cuál es la mejor opción para tu negocio.

Pero no te preocupes porque en este artículo te vamos a explicar con detalle:

¿Qué es un TPV móvil?

Un TPV móvil es la suma de un lector de tarjetas, un teléfono móvil y una APP. Para utilizarlo, pasas la tarjeta por el lector y éste envía la información a la APP instalada en el móvil mediante una conexión bluetooth o WiFi. La APP se puede descargar en móviles Android o iOS (Apple).

Es muy sencillo de instalar y se puede hacer sin tener que acudir a un técnico.

Los TPV móviles pueden procesar el pago de todo tipo de tarjetas, como contactless, con chip, PIN o las que usan banda magnética. Funcionan igual que un datáfono normal.

Un TPV para móvil es una buena solución para pequeños negocios ya que son muy baratos y solo pagan una cuota mínima por cada venta.

A diferencia de los datáfonos que ofrecen los bancos, los TPV móviles son simples lectores de tarjetas de crédito o débito que se asocian a un smartphone o tablet. Esto hace que sean más útiles.

A día de hoy, son muchas las entidades bancarias que alquilan un TPV móvil, pero no merece la pena pagar una cuota mensual cuando se puede comprar uno de estos dispositivos por unos pocos euros, como es el caso del lector SumUp Air, entre otros.

¿Cómo funciona un TPV móvil?

Un TPV móvil funciona mediante un teléfono móvil o tablet y gestiona los pagos con tarjeta sin necesidad de llevar un datáfono o TPV encima. Además, ofrece a los autónomos la posibilidad de cobrar en cualquier lugar y momento, para no perder ninguna venta.

Y todo esto sin comisión de mantenimiento.

Para que funcione solo hay que descargar una APP en un smartphone y conectarla con un lector de tarjetas mediante una conexión bluetooth. Muy sencillo y rápido.

Cómo funciona un TPV móvil

Los lectores de tarjetas son dispositivos que pueden leer los datos de la tarjeta de crédito o débito y procesar los pagos. Son muy pequeños y baratos.

TPV en el móvil

Este sistema permite a las pequeñas empresas (PyME) y autónomos recibir pagos con tarjeta de sus clientes sin estar sujetos a las condiciones de los bancos.

Funcionamiento de un TPV móvil en 3 sencillos pasos:

  1. El propietario ingresa la cantidad a cobrar en la tarjeta de crédito.
  2. El cliente introduce o desliza la tarjeta en el lector y autoriza la transacción con su PIN o firma.
  3. Se envía el ticket de compra al cliente vía SMS o e-mail.

Funcionamiento de un TPV móvil

Este sistema permite aceptar pagos desde cualquier lugar con tan solo una conexión a Internet mediante WiFi o 3G/4G.

Como propietario solo tienes que seguir estos pasos para empezar a cobrar con tarjeta a tus clientes:

  1. Descargar la APP en tu móvil Android o iOS (Apple)
  2. Conecta el TPV y el móvil mediante bluetooth
  3. Comienza a utilizar el TPV para cobrar con tarjeta a tus clientes

Ya puedes preocuparte de lo que realmente importa: tu negocio.

Ventajas de tener un TPV en el móvil

Convertir tu móvil en un TPV o datáfono con el que cobrar cómodamente a tus clientes, tiene multitud de ventajas como:

Tienes un TPV en cualquier sitio donde lleves tu negocio. Puedes cobrar a tus clientes allí donde estén con tan solo tu móvil o tablet y de manera sencilla y rápida.

Recibirás el abono del dinero al día siguiente en tu cuenta bancaria.

Utilizas una aplicación (APP) gratuita y sencilla de instalar en cualquier móvil iOS o Android por lo que podrás instalarla tú mismo.

Los clientes ya no necesitarán disponer de dinero en efectivo para pagarte, ni tú tendrás que llevar efectivo para dar el cambio. Se acabó preocuparte de transportarlo y guardarlo.

Las transacciones con tarjeta son seguras porque se cumplen los mismos estándares de seguridad PCI que en un TPV tradicional.

Es la solución más barata porque no tienes que pagar comisiones de mantenimiento porque utilizas tu móvil, la APP es gratuita y el lector de tarjetas cuesta solo unos pocos euros.

Se acabó el papel y la necesidad de llevar una impresora ya que no es necesario imprimir tickets con un resumen de la compra porque los envías por e-mail o SMS al cliente.

Podrás ver un histórico de tus ventas y transacciones en tiempo real desde tu propio smartphone.

El TPV es compatible con todo tipo de tarjetas de débito y crédito habituales (VISA, MasterCard) y con todos los móviles disponibles (Android, Apple)

¿Por qué comprar uno?

Comprar un TPV móvil tiene todas las ventajas que te hemos enumerado en el apartado anterior, pero las 3 más importantes son:

  1. El precio de compra es muy bajo (entre 29€ y 89€) y sin comisión de mantenimiento.
  2. Puedes recibir el abono de los pagos en la cuenta que quieras.
  3. Puedes cobrar a tus clientes en cualquier lugar en el que se encuentren.

Si ya estás decidido a comprar un TPV móvil, te vamos a explicar dónde lo puedes comprar.

¿Dónde lo puedo conseguir?

Conseguir un TPV en el móvil es posible mediante 2 opciones:

  1. Entidades bancarias
  2. Empresas especializadas

La opción más usada para conseguir un lector de tarjetas que puedas conectar a un móvil es ponerte en contacto con tu banco habitual y solicitar un datáfono.

Cada entidad bancaria tiene sus propias condiciones y precios para sus TPV, además te harán firmar contratos de permanencia y pagar un mínimo mensual por su uso.

La mejor opción es optar por acudir a una empresa especializada que los venda. Aun así, te comentamos las opciones que ofrecen algunos de los bancos más populares.

Bancos

TPV móvil BBVA: Ofrecen distintos servicios y tarifas dependiendo de si perteneces al grupo de pequeñas empresas (PyME) o de autónomos, o bien, si quieres recibir pagos en tu local y fuera de él. Tienen una tarifa plana que va en función de tu facturación anual, o bien, pagar un fijo al mes o un porcentaje por cada venta. Si pagas una comisión mensual el TPV te saldrá gratis (pero a la larga muy caro).

TPV móvil Santander: Servicios similares con opción a TPV fijo o móvil, pero sin la opción de una tarifa plana. No cobran el coste de la instalación, pero solo si tu facturación es superior a 500€ mensuales. Las comisiones por transacción es una de las más baratas cobrando solo un 0,5% en cada venta.

TPV móvil ING Direct: ING Direct dejó de ofrecer servicios de TPV y datáfonos en 2019 por lo que si eres cliente de este banco, no podrás pedir un TPV y mucho menos, uno móvil.

TPV móvil Sabadell: Muy parecidos a los anteriores, pero no disponen de TPV móviles, ya que solo tienen los típicos datáfonos que se deben conectar a una línea telefónica por lo que no nos sirven para lo que buscamos.

TPV móvil Bankia: Disponen de la modalidad de comisión por transacción junto con un pago mensual fijo que depende de la facturación anual del negocio.

Si todas las comisiones, papeleos y costes fijos que te ofrecen los bancos no te convencen, existen otras alternativas mucho mejores. Sigue leyendo.

Empresas especializadas

Si lo que te ofrecen los bancos tradicionales no cumple tus expectativas, las empresas especializadas como iZettle y SumUp son la solución.

Ambas son empresas que se han especializado en la comercialización de TPV móviles y ofrecen unas condiciones inmejorables.

No tienen costes mensuales fijos. Simplemente compras el TPV y lo usas cuando quieras. Incluso, si no lo usas, no te cobran nada, ya que tienen una modalidad en la que solo pagas cuando lo usas que es perfecta para pequeñas empresas o autónomos que reciben muy pocos pagos con tarjeta de débito o crédito..

Una vez comprado el lector de tarjetas, los configuras con el número de cuenta en la que quieres recibir el pago de las transacciones con tarjeta realizadas.

No hay contratos, ni obligaciones, ni costes fijos.

Simplemente, compras el datáfono y pagas una pequeña comisión si lo utilizas.

El precio del TPV móvil SumUp es de 72€ y el de la marca iZettle es de 35€.

La tarifa flexible de iZetlle ofrece una bajada progresiva de las comisiones cuanto más se use el terminal.

La comisión por transacción comienza en un 1.99%, pudiendo bajar hasta el 0,99% si se aumentan los cobros mensuales a 3.500€, lo que la convierte en empresa con las comisiones más bajas del mercado. 

Si tus cobros con tarjeta no van a superar los 3.500€ es más recomendable comprar el TPV móvil SumUp Air ya que solo cobra una tarifa fija del 1,5%.

Conclusión

Si necesitas movilidad a la hora de cobrar con tarjeta de crédito a tus clientes, la mejor solución es optar por un TPV móvil.

Como hemos visto, no es necesario alquilar un datáfono al banco porque puedes tener un TPV en tu móvil con tan solo comprar un lector de tarjetas y descargar una APP gratuita para que se comuniquen entre ellos.

Cada vez es más habitual que los clientes quieran pagar con tarjeta desde cualquier lugar, por lo que necesitas conseguir un TPV móvil cuanto antes.